[Google]

Buscador de la web

WP_Cloudy

Categorías

  • Vamos a despajar las pequeñas dudas de conceptos y unidades de medidas en el momento de medir la velocidad real de una conexión de adsl, que creo que nos liamos un poquito.

    El ADSL es una conexión que va desde la central telefónica al domicilio que se presta el servicio por el hilo de cobre del teléfono clásico. Se puede vivir más o menos cerca de la central telefónica, la distancia de esta al domicilio afecta mucho a la velocidad que se obtiene.

    Tabla de atenuación

    Tabla de atenuación

    Dos personas que vivan exactamente a la misma distancia de una central, en el mismo edificio, podrían sincronizar a diferentes velocidades debido a la calidad del cobre intermedio que se le llama bucle de abonado (cable que va desde la central telefónica hasta tu casa). También la temperatura puede afectar las velocidades el verano e invierno hace que las temperaturas dilaten o no el par del cobre (dos cables de cobre por donde camina la señal). Muy importante, el estado del cobre del interior del domicilio. Ver post

    Los routers indican una atenuación en decibelios. La señal sale con toda la potencia de la central, pero se va perdiendo poco a poco a lo largo del recorrido, por los factores anteriormente expuestos.
    A su vez, aunque la señal llegue con la misma potencia (atenuación) a dos domicilios diferentes, es posible que tengan diferentes valores de ruido debido a interferencias en el camino. Cuanto más ruido haya, menos señal “pura” distingue el módem- router ADSL y menos velocidad obtenemos. El proveedor, la compañía que presta el servicio, establece un margen máximo tolerable entre la señal y el ruido de fondo.

    El moden – rorouter ADSL al sincronizar con la central, empiezan a usar frecuencias de sonido cada vez más altas. Cuando los “tonos” del módem ya son demasiado débiles, por atenuación, o quedan por debajo del margen de seguridad, por el ruido, establecido, se para la sincronización y se marcan como útiles las frecuencias aceptadas. Esa es la velocidad de sincronización.

    Hay proveedores que tienen un margen de seguridad de ruido menor que otros. Eso hace conseguir mucha más velocidad con algunas empresas, que lo fijan en 8-9 dB, que con otras, que lo fijan en 12-15 dB, con el riesgo de que la línea telefónica sea algo más inestable.

    Velocidad real de descarga en una línea tras sincronizar.

    Todos los proveedores ADSL en España venden tráfico bruto, y no tráfico neto como los proveedores de cable. Eso quiere decir que los diferentes protocolos de datos que se mueven por la conexión, restan eficiencia a la línea.

    Los protocolos PPPoE, PPPoA y TCP/IP pueden comerse hasta el 12% aproximadamente de la velocidad de sincronización. Eso provoca que en lugar de los 128 KB/s por Megabit teóricos, se alcancen aproximadamente 114 KB/s por cada Megabit de sincronización.

    Por defecto Windows XP y anteriores no están optimizados para trabajar con banda ancha. Transmiten datos en bloques pequeños y se pierde efectividad porque el protocolo TCP/IP indica que se debe esperar confirmación de cada bloque entregado en destino.

    Hace falta normalmente reconfigurar XP y anteriores Windows para que mueva datos en bloques más grandes y así tener que esperar menos confirmaciones. Si no lo hacemos, en vez de alcanzar 114 KB/s pues bajamos a 110 KB/s o incluso menos.

    Como no existe ninguna opción en el Panel de Control para cambiar eso, hay que tocar el registro o usar programas de terceros que lo tocan por ti, como por ejemplo TCP Optimizer, o liberar la parte que XP guarda para su sistema que es un 20%

    Si no se consigue descargar entre 110-114 KB/s por Megabit.

    Puede ser por diversos factores, uno de ellos es que nuestro proveedor de acceso ADSL, aunque el router – módem haya establecido una determinada velocidad de sincronización a la capacidad óptima de nuestra línea, puede tener su central sobredimensionada, y al estilo del “overbooking” de las compañías aéreas, no tener suficiente ancho de banda a repartir entre los clientes asociados a esa central.

    También puede que el servidor remoto no tenga el suficiente ancho de subida libre para enviarte datos al tope de la velocidad de tu línea. En grandes servidores es muy extraño, pero en webs situadas en ordenadores particulares o en alojamientos con restricciones de tráfico, o con priorizaciones por tipo de tráfico, puede suceder.

    Existen servidores que ofrecen servicio gratuitamente a una menor velocidad, y se necesita estar abonado mediante subscripciones de pago para conseguir la velocidad completa desde ese sitio. Es algo muy puntual con determinados alojamientos de ficheros.

    También puede que estamos descargando un fichero demasiado pequeño como para dar tiempo a “acelerar”: cuando iniciamos una descarga, nuestro equipo y el equipo remoto van a ir ajustando durante los primeros segundos sus respectivos tamaños de bloques entre sí, y la velocidad no se estabiliza inmediatamente. Si el fichero no llega a varios MegaBytes, las lecturas de velocidad no son concluyentes.

    El servidor puede estar demasiado lejos. Aunque los datos suelen viajar cerca de la velocidad de la luz, si queremos descargar datos desde Australia, Nueva Zelanda o Japón, esos 15.000 a 20.000 kilómetros pasan factura. Cada paquete de datos tarda mucho en llegar, pero los acuses de recibo también tardan muchísimo, pero muchísimo y aparte seguro habrá más equipos intermedios para llegar hasta allí, con lo que en cada uno se pierde velocidad.

    Debido a lo que se comenta al principio de este exposición, de que en TCP/IP cada bloque de datos debe recibir confirmación del destinatario de que ha llegado correctamente, nosotros tenemos que enviar continuamente acuses de recibo al remitente. Si nuestro canal de subida está saturado enviando otro tipo de datos a otras personas (típico en P2P) y no tenemos suficiente ancho de banda de subida libre para enviar los acuses de recibo, lo haremos más lentamente, y por lo tanto el remitente nos enviará también más lentamente los nuevos bloques de datos, con lo que la velocidad global disminuye sensiblemente.

    Ruido y atenuación óptimos

    Ruido y atenuación óptimos

    Se necesitan aproximadamente 3 KB/s de subida por cada 100 KB/s de bajada, solamente para enviar los acuses de recibo. Si descargamos a 660 KB/s (unos 6 Megabits) necesitaremos gastar 20 KB/s de subida solo en acuses de recibo. Los proveedores lo saben y algunos proporcionan velocidades ínfimas de subida, provocando así el auto-estrangulamiento de la línea si el usuario usa P2P (por ejemplo Emule)

    Hay que tener por último en cuenta que los proveedores que solo dan 512 kbps de subida, solo aguantan 15 Mbps de bajada aunque sincronicemos a más.

    Resumiendo, con la línea libre de otro tráfico, deberíamos conseguir al menos 110 KB/s por cada mega que sincronice el router. Vamos a poner un ejemplo, Imaginando que tenemos 15.5 Megabits de sincronización, 15.5 x 110 = 1705 KB/s … sabiendo que 1 MB = 1024 KB, nos quedan 1.66 MB/s

    El calculo es mu sencillo si tenemos 6 Megabits de sincronización con la central (nunca sucede así) debemos multiplicar (Megabits de sincronización) X (KB/s por mega) = KB/s de nuestra linea.

    Calculo: 6 Megabits x 110 KB/s = 660 KB/s, por lo tanto 1MB = 1024 KB, debemos dividir 660 KB/s 1 MB = 1024 KB = 0,645 MB/s

    Posted by admine @ 16:22

1 Comment to Velocidad “real” de la conexión adsl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *